Las mejores opciones de suelos para los quirófanos

Si a esto le añadimos las exigencias que se han impuesto a los suelos de los quirófanos – procesos de limpieza/desinfección duros, mesas de quirófano con partes móviles que caen al suelo, fluidos que manchan el suelo, requisitos de control de infecciones – no hay espacio más difícil en el entorno hospitalario que un quirófano.

Los quirófanos presentan un conjunto único de retos en materia de suelos en los hospitales. Al ser una de las principales áreas de generación de ingresos de los hospitales, es fundamental contar con un producto para el suelo que funcione bien a lo largo del tiempo.

La elección del suelo para el interior de un quirófano requiere un conjunto específico de habilidades de diseño, y estamos aquí para ayudarle a empezar.

Como fabricante de suelos para quirófanos que comenzó su actividad con la fabricación de láminas de vinilo, un producto que se utiliza principalmente en el sector sanitario, a menudo nos preguntan cuál es el mejor suelo para los quirófanos y, aunque hay varias opciones, lo hemos reducido a las 3 soluciones más populares.

Vamos a hablar de tres tipos diferentes de suelos monolíticos:

  • Lámina homogénea de vinilo
  • Lámina homogénea de caucho
  • Suelos de hormigón

¿Qué es un suelo monolítico?

Bien, ¡vamos a quitarnos de encima la parte técnica! Dado que se trata de un lugar único en el hospital, existen requisitos únicos para el tipo de suelos que se pueden utilizar.

El suelo de un quirófano debe ser «monolítico» (una forma menos técnica de describirlo es «sin costuras») para permitir que se mantenga un entorno estéril de la mejor manera posible, ya que cualquier costura en el suelo podría albergar bacterias.

Según las directrices del Facility Guidelines Institute (2018) para el diseño y la construcción de hospitales, los quirófanos «deben tener conjuntos de suelo y base de pared que sean monolíticos y tengan una base de pared integral con forma de arco que suba por la pared un mínimo de 6 pulgadas (150 mm) y esté bien sellada a la pared.»

Hay dos formas principales de conseguir un suelo monolítico: aplicaciones de productos en láminas o de productos vertidos in situ. Los productos en formato de lámina deben tener costuras termosoldadas en las que las láminas se fusionan térmicamente mediante el uso de una soldadura de vinilo o goma aplicada con una pistola de soldadura térmica. Así es como la lámina se convierte en monolítica o sin costuras.

No se permite ningún tipo de junta en el suelo, ya que podría ser una zona que albergara bacterias, lo cual es una gran preocupación para un centro sanitario. Los productos de vertido in situ suelen aplicarse en forma de líquido que luego se endurece sin ninguna junta.

Ambos tipos de suelo, las láminas de vinilo y los suelos vertidos, deben extenderse 6″ por encima de la pared vertical, ya sea por medio de material de lámina flash coving (doblando y pegando la lámina para que continúe por la elevación de la pared) o el uso de un producto de base de pared sanitaria, creando así una instalación integral en la zona de la pared.

Por lo tanto, ahora tenemos que discutir cuáles son los 3 tipos principales de soluciones de suelo que cumplen con estos criterios específicos.

Las tres mejores opciones para los suelos de los quirófanos:

  1. Lámina de vinilo homogénea
  2. Lámina homogénea de caucho
  3. Suelos de hormigón

Veamos cada uno de estos tipos de suelos con más detalle.

Suelos de láminas homogéneas

La lámina homogénea recibe su nombre del hecho de que la construcción del producto es en realidad una «capa» sólida u homogénea de suelo. Utilizando una analogía con la comida (¡porque me encanta la comida!), los suelos de láminas homogéneas serían similares a los pasteles en el sentido de que no hay capas separadas – es la misma construcción de arriba a abajo. Es un solo trozo de comida deliciosa (el pastel, no el suelo).

Los suelos homogéneos (el bizcocho) son diferentes a los heterogéneos, que tienen una construcción en capas (como una galleta Oreo). Si desea aumentar su nivel de conocimientos sobre los suelos flexibles, consulte ¿Qué son los suelos flexibles? para profundizar en las estructuras de los suelos flexibles.

Una de las formas de identificar visualmente un suelo de lámina homogénea es darle la vuelta… debe tener el mismo aspecto en la parte superior que en la inferior. Como se ha mencionado anteriormente, se requiere que este producto no tenga costuras, por lo que se utilizan soldaduras térmicas para fusionarlas.

Es importante que las costuras se instalen correctamente, ya que las costuras que se separan con el tiempo pueden dar lugar a problemas de control de infecciones. Además, la lámina homogénea debe ser recubierta con un reborde, o doblada hacia arriba en la pared, para crear una base totalmente integral. Al fusionar las juntas e instalar el producto a 15 cm de la pared, el quirófano queda cubierto por un material de suelo continuo, por lo que se considera monolítico.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.